Read La reconquista de mompracem Online

Authors: Emilio Salgari

La reconquista de mompracem

Advertising Download Read Online


 

La pequeña y rocosa isla de Mompracem, hogar de las primeras aventuras de Sandokán se abandonó temporalmente por un viaje a la India. Sin embargo, Sandokan está más decidido que nunca de arrebatar de las manos del sultán de Mompracem Varauni, al que los británicos le dio el control de la isla.

Emilio Salgari

La reconquista de Mompracem

ePUB v1.0

Pepotem012.08.12

Título original:La riconquista di Mompracem

Emilio Salgari, 1908.

Traducción: Rafael López Vivié

Editor Original: Pepotem2 (v1.0)

ePub base v2.0

1. El abordaje de los malayos

Aquella noche, todo el mar que se extiende a lo largo de las costas occidentales de Borneo era de plata. La luna, que subía en el cielo con su cortejo de estrellas, a través de una atmósfera purísima, derramaba torrentes de una luz azulada de dulzura infinita.

Los navegantes no podían haber tenido una noche mejor. Incluso el mar estaba completamente tranquilo. Únicamente una fresca brisa, impregnada de los mil perfumes de aquella isla maravillosa, lo rizaba ligeramente.

Un gran buque de vapor que venía del septentrión se deslizaba suavemente entre el banco de Saracen y la isla de Mangalum, echando humo alegremente. Por su estela se movían noctilucas y medusas, haciendo más viva la luminosidad de las aguas.

Aquella noche se celebraba a bordo una fiesta, por lo que el salón central estaba totalmente iluminado. Un piano tocaba un vals de Strauss, mientras vibraba la recia voz de un tenor, saliendo por las portillas abiertas y difundiéndose a lo lejos por el mar plateado, cuando se oyó un grito en proa:

—¡Alto las máquinas!

El capitán, que había subido al puente para fumar una pipa de acre tabaco inglés, al oír aquella orden bajó precipitadamente por la escala, gritando:

—¡Por Júpiter! ¿Quién detiene mi barco?

—He sido yo, capitán —dijo un marinero, adelantándose.

—¿Con qué derecho? ¡Aquí, mando yo!

—Porque tenemos delante de nosotros una flotilla de pescadores malayos llegada no sé cómo. Y es una flotilla bastante numerosa.

—Si no nos dejan sitio, pasaremos por encima de sus malditospraos[1]y enviaremos al fondo del mar a todos esos gusanos que los tripulan.

—¿Y si, en cambio, fuesen piratas, señor? No es la primera vez que asaltan a los vapores…

—¡Rayos y truenos! ¡Veamos!

El capitán subió al castillo de proa, donde ya se encontraba el oficial de guardia, y miró en la dirección que indicaba el marinero. Veinticinco o treinta grandespraos, con sus inmensas velas multicolores desplegadas al viento, avanzaban lentamente hacia el vapor con la evidente intención de cerrarle el paso.

Detrás de aquella flotilla, otro pequeño barco de vapor, que parecía un yate, daba bordadas para no adelantar a los veleros, echando sobre la luz de la luna una columna de negrísimo humo mezclado con escorias centelleantes.

—¡Rayos y truenos! —gritó el capitán—. ¿Qué quieren esos veleros? No parece precisamente que estén pescando.

Se volvió hacia el oficial de servicio, que esperaba sus órdenes, y le dijo:

—Señor Walter, haga cargar el cañón de proa con metralla y aminore la marcha.

—¿Qué cree usted que son, comandante?

—No lo sé. Pero sí sé que navegamos por mares frecuentados por piratas bornéanos y malayos. No diga nada a nadie: no quiero aguar la fiesta organizada en honor de Su Graciosa Majestad, la reina Victoria.

El oficial transmitió rápidamente a los marineros las órdenes recibidas.

Todos se hallaban muy preocupados por la misteriosa flotilla que se aproximaba.

La marcha del vapor se había aminorado de repente, pero los pasajeros no se habían dado cuenta de nada porque el tenor, acompañado por el piano, entonaba otro vals de Strauss.

Cuatro marineros, conducidos por el armero de a bordo, descubrieron rápidamente el cañón oculto bajo un gran toldo y se dispusieron a cargarlo.

Entre tanto, lospraoscontinuaban su marcha, maravillosamente conjuntados, aprovechando la brisa que soplaba del sur. El pequeño buque de vapor les escoltaba continuamente, girando a ambos flancos de la doble columna.

Ya no había ninguna duda: eran piratas que trataban de abordar el vapor. Si hubieran sido pescadores, al ver avanzar la nave no habrían tardado en apartarse para no perder las redes.

El capitán y el oficial de servicio se habían puesto a otear, mientras un maestro armero distribuía aceleradamente fusiles y municiones y hacía subir a cubierta a la guardia franca de servicio para que ayudara en caso de ser atacados.

—Señor Walter, ¿qué piensa usted de todo esto? —le preguntó el capitán, que parecía bastante preocupado.

—Temo que esos canallas nos vengan a aguar la fiesta.

—Tenemos muchas armas.

—Pero esa flotilla es diez veces más numerosa que nosotros. Usted ya sabe cómo están armados lospraoscorsarios.

—¡Sí, desgraciadamente lo sé! —respondió el capitán.

En ese momento, la flotilla se encontraba a sólo quinientos metros del vapor. Con una rápida maniobra abrió las dos líneas y dejó paso al yate de vapor, que se lanzó audazmente hacia adelante.

Transcurrieron algunos minutos. Después, una voz poderosa, que cubrió la del tenor, se alzó del mar gritando amenazadoramente:

—¡Alto las máquinas!

El capitán, que había cogido un megáfono, preguntó prestamente:

—¿Quiénes sois y qué queréis de nosotros?

—Divertirnos a bordo de vuestro navío.

—¿Cómo decís?

—Que esta noche siento deseos de bailar un vals.

—¡Abrid paso o hago fuego!

—Como gustéis —respondió la misteriosa voz, con leve ironía.

La sirena del yate había dejado oír su grito. Sin duda era una orden, pues los treintapraosse dispusieron en dos columnas en un abrir y cerrar de ojos y se movieron veloz y resueltamente hacia el buque, que se había detenido.

—¡Belt, dispara un cañonazo a esos gusanos! —gritó el capitán.

El armero hizo estremecer la pieza con un estruendo que repercutió hasta el salón central, donde los pasajeros se divertían.

La respuesta fue fulminante. Seispraosdescargaron sus grandes espingardas, cayendo un diluvio de metralla sobre las planchas metálicas del navío, mientras otros seis arrojaban a la cubierta una tempestad de clavos, pero a una altura tal que no pudiera dar a los hombres. Casi inmediatamente, salió un relámpago de la proa del yate y el palo de trinquete, segado bajo la cofa con matemática precisión, cayó sobre cubierta con gran estrépito.

Los pasajeros, aterrados, habían interrumpido la fiesta e intentaron invadir el puente. Pero el oficial de guardia, apoyado por ocho marineros armados con carabinas y sables de abordaje, les cerró el paso inexorablemente, tanto a los hombres, como a las mujeres, diciendo:

—No pasa nada: son asuntos que sólo competen a los hombres de mar.

Por segunda vez resonó la poderosa voz sobre la proa del yate:

—Rendíos o desencadeno toda mi artillería. No podréis resistir ni diez minutos.

—¡Canalla! ¿Qué quieres de nosotros? —gritó el capitán, furioso.

—Ya os lo he dicho: divertirme a bordo de vuestra nave y nada más.

—¿Y saquearnos?

—¡Ah, no! Os doy mi palabra de honor.

—La palabra de un bandido.

—Oh, señor mío, aún no sabéis quién soy yo. Haced descender inmediatamente la escala y dad orden de que se reanude la fiesta. Os concedo solamente un minuto.

La resistencia era imposible.

Aquellos treintapraosdebían de disponer de sesenta espingardas, por lo menos, y sin duda llevaban tripulaciones numerosas y adiestradas para los abordajes. Por si esto fuera poco, estaba la artillería del yate; artillería poderosa, capaz de abrir una vía de agua al vapor y hundirlo en menos de cinco minutos.

—¡Arriad la escala! —mandó de repente el capitán, viéndose perdido.

El yate, un espléndido buque de vapor de trescientas toneladas, armado con dos grandes piezas de caza, avanzó entre lospraosy fondeó a estribor del vapor, justamente bajo la escala.

Un hombre subió inmediatamente, seguido por treinta malayos armados con carabinas,parangs[2]ykriss[3]. El desconocido que quería divertirse vestía un elegantísimo traje de franela blanca y se cubría la cabeza con un amplio sombrero lleno de adornos de oro, como los que acostumbran a llevar los mejicanos ricos. En su faja de seda azul llevaba un par de pistolas de cañón doble, con las cachas de marfil y oro, y una corta cimitarra de manufactura india, cuya vaina era de plata finamente cincelada. Los marineros trajeron algunos fanales, de modo que el desconocido apareció a plena luz. Era un hombre guapo, alto, entre los cuarenta y cinco y cuarenta y ocho años, con una larga barba de abundantes canas. Fijó sus ojos negros —esos ojos que solamente son corrientes entre los españoles y los portugueses— en el capitán, diciendo:

—Buenas noches, comandante.

El desconocido hablaba tranquilamente, como un hombre seguro de sí mismo. Por otra parte, los treinta malayos se habían alineado tras él, hincando en el puente, con un ruido temible, las enormes hojas de susparangs.

—¿Quién sois? —preguntó el capitán, resoplando.

—Un nabab indio que tiene ganas de divertirse —respondió el desconocido.

—¿Vos, un indio? ¿Qué cuento me queréis hacer tragar?

—Estoy casado con unarhanique gobierna una de las provincias más populosas de la India. Por eso puedo hacerme pasar por un indio, aunque sea oriundo de Portugal.

—¿Y con qué derecho habéis detenido mi nave? ¡Rayos y truenos! Informaré de esto a las autoridades de Labuán.

—Nadie os lo impedirá.

—Estad seguro de que lo haré, señor…

—Yáñez.

—¿Yáñez, habéis dicho? —exclamó el capitán—. Yo había oído ese nombre. Vos debéis ser el compañero de ese formidable pirata que se hace llamar pomposamente el Tigre de Malasia.

—Os equivocáis, comandante. En este momento no soy más que un príncipe consorte que viaja para distraerse.

—¡Con un séquito de treintapraos!

—¡Ya os he dicho que soy un nabab! Me puedo dar este capricho.

—¡Abordando los buques en plena ruta, como un vulgar pirata! ¿Qué es lo que pretendéis? ¿La entrega del vapor y la bolsa de los pasajeros?

Yáñez se echó a reír.

—Losnababs[4]son demasiado ricos para tener necesidad de esas miserias, señor mío. El estado rinde a mi mujer millones y millones derupias[5].

—Concluid. Os estáis burlando de mí.

—Dad la orden a los pasajeros de que reanuden el baile y tranquilizadlos sobre mis intenciones.

—¡Sois extraordinario! —exclamó el capitán, que iba de sorpresa en sorpresa.

—Os advierto que si no obedecéis inmediatamente, haré que trescientos hombres se lancen al abordaje de vuestro navío. Y son hombres que jamás han tenido miedo de nadie. Guiadme, comandante: os compensaré espléndidamente por las molestias.

Se quitó de la corbata de seda azul un diamante tan grande como una nuez engarzada en un soberbio prendedor de oro y se lo tendió, añadiendo:

—Cerrad los ojos y tomad. Es un diamante del Gujarat, de aguas bellísimas.

Viendo que el capitán, en el colmo de su asombro, no se movía, le cogió por la casaca y le colocó el prendedor a la altura del cuello, diciendo:

—¡Complacedme, pues! ¡El baile será bien pagado!

Toda resistencia ya era inútil.

—Venid —dijo el capitán entre dientes, maldiciendo en su interior, a pesar de haber recibido el principesco regalo—. ¿Me dais vuestra palabra de honor de que respetaréis a mis pasajeros?

—¡Palabra de rajah! —respondió el hombre que se llamaba Yáñez, con un leve acento irónico—. No soy un bandido, aunque tenga una escolta depraosmalayos.

Atravesaron la toldilla y bajaron juntos al gran salón central, espléndidamente iluminado. Los treinta malayos les siguieron, silenciosos, manteniendo desnudos sus terriblesparangs,con los que podían, de un solo tajo, hacer volar una cabeza.

Los bandidos del archipiélago se desplegaron en el extremo del salón, en dos líneas compactas, mientras Yáñez avanzaba, sombrero en mano, hacia los pasajeros, que no osaban ni respirar, diciendo:

—Señores, les ruego que reanuden el baile. Mis hombres no matarán a nadie, a pesar de su aspecto poco tranquilizador, porque bajo mi puño férreo se vuelven angelitos.

Una rubia señorita, toda vestida de blanco y de ricos encajes, se sentaba en el piano y miraba, más con curiosidad que con aprensión, como una auténtica inglesa, la escena que se estaba desarrollando. En cambio, el tenor había desaparecido prudentemente, por miedo a que su voz descompusiera los nervios del terrible hombre que mandaba como un verdadero amo en un navío que no era suyo.

—Señorita —dijo Yáñez a la pianista, inclinándose galantemente ante ella—, hace poco, navegando por mar abierto, he oído tocar un vals que hace muchos años que no he bailado. ¿Querría ser tan amable de repetirlo?

—Tocaba "Sangre vienesa", señor…

—Llamadme milord o, mejor, alteza, ya que soy un rajah indio que ha dado no poco qué hacer a vuestros compatriotas.

—¿Y bien, alteza? —balbuceó la señorita.

—Tocad de nuevo ese vals, os lo ruego. Lo bailé una noche en Batavia y todavía lo recuerdo. Ese Strauss, es preciso decirlo, es insuperable escribiendo valses. Pero… hace poco alguien estaba cantando en esta sala. ¿Dónde se ha metido ese señor? No soy un monstruo marino para devorarlo de un solo bocado y apelo a ustedes, señoras y señores.

Un jovencito de tez rosada, gordinflón, con cabellos rubios y ojos azules, fue empujado hacia adelante por una enérgica señora holandesa o inglesa, que le dijo:

—¡Canta, Wilhem! Su alteza desea oírte.

—Más tarde, señora —respondió el portugués—. Aún no ha despuntado el alba…

El capitán, que se retorcía rabiosamente los bigotes, se puso amenazadoramente delante de Yáñez, preguntándole:

—¿Habéis dicho que aún no ha despuntado el alba? Os pregunto si tenéis intención de inmovilizar mi buque hasta mañana por la mañana. Nos esperan en Brunei.

—¿Quién? ¿Ese famoso sultán? Está completamente ocupado en digerir el champán, que bebe como agua. Dejadnos tranquilos y no nos agüéis la fiesta.

Echó una mirada a su alrededor y la detuvo en una bellísima dama que se pavoneaba, con un vestido azul de percal, adornado con encajes de Bruselas.

—Señora —le dijo, quitándose el sombrero y haciendo una profunda inclinación—, ¿querríais hacerme el honor de concederme un vals? Aunque ya no soy demasiado joven, seguro que bailo mejor que cualquiera de los presentes.

—Gustosamente, alteza —respondió prontamente la dama.

—Señorita, ¿queréis empezar? Aprovechemos la inmovilidad del barco.

—Inmediatamente, alteza —respondió la joven pianista.

Deslizó sus ágiles dedos por las teclas y luego atacó vigorosamente el magnífico vals de Strauss, haciéndolo resonar en la amplia sala. Yáñez, siempre cortés, aunque algo burlón, tendió la mano a su dama, diciéndole:

—Aprovechémonos.

—¿De qué cosa, alteza? —preguntó la señora con visible emoción.

—Esta es una tregua de Dios y seré un perfecto caballero con todos vosotros. No pido otra cosa que divertirme y hacerme obedecer. Señora, estoy a vuestras órdenes.

Todos los demás, impresionados por la presencia de los malayos, se habían quedado inmóviles. Nadie se había atrevido a seguir a aquel hombre terrible, aunque él, mientras bailaba, les gritó repetidamente:

—¡Divertíos, señores! ¿Qué esperáis?

El piano, un inmejorable Roeseler, vibraba soberbiamente en la magnífica sala.

Yáñez continuaba bailando, pero sus ojos inquietos se fijaban de vez en cuando en los pasajeros, como si buscase a alguien. De repente, entre la ansiedad general, se detuvo.

Un hombre, que vestía una casaca roja con alamares de oro, calzones de seda blanquísimos y altas botas de montar, y que tenía unas largas patillas rubias que le llegaban hasta las mejillas, se había abierto paso entre los pasajeros.

Yáñez se inclinó hacia la dama y le dijo:

—¿Permitís, señora? Reanudaremos la danza un poco más tarde.

Se dirigió en línea recta hacia el hombre que vestía el uniforme rojo tan querido de los ingleses, y con un movimiento rapidísimo sacó las pistolas, las cargó y le apuntó al pecho con ellas.

Un grito de espanto resonó en la gran sala, sofocado inmediatamente por el ruido sordo y amenazador de losparangsmalayos que eran hincados en el entarimado.

—Señor mío —le dijo—, ¿querríais hacerme el honor de decirme quién sois?

—Un hombre protegido, dondequiera que sea, por el ancho pabellón inglés —respondió el otro, palideciendo porque estaba completamente desarmado.

—Inglaterra pensará más tarde, si lo cree oportuno, en tomarse la revancha y vengar una ofensa hecha a uno de sus embajadores. Por el momento, el amo aquí soy yo.

—¿Con qué derecho? —preguntó el inglés.

—El del más fuerte.

—¿Y qué pretendéis de mí?

—Os habéis olvidado, milord, de llamarme alteza.

—A los bandidos del archipiélago malayo no les concedo tanto honor.

—Y a mí, milord, me importa un ardite. ¿Quién sois? Hablad, o dentro de unos segundos habrá aquí un hombre muerto.

—E Inglaterra…

—Sí, os vengará. Demasiado tarde, para vuestra desgracia. Su bandera aún no ha llegado a cubrir este vapor. ¿No queréis decirme quién sois? Entonces, os lo diré yo. Vos sois el embajador que Inglaterra manda a Varauni a vigilar o, mejor dicho, a espiar, los actos de ese sultán imbécil. ¿Estoy equivocado?

El inglés se había quedado como fulminado por un rayo. Había comprendido que tenía ante sí a un hombre capaz de seguir al pie de la letra la amenaza de derribarle en la alfombra del salón con cuatro balas en el pecho.

El momento era trágico. Todos contenían el aliento.

La rubia señorita había interrumpido el vals, mientras los treinta malayos habían dado un paso adelante, haciendo centellear amenazadoramente, a la luz de las innumerables velas, sus enormes sables.

El ambiente era extraordinariamente tenso, porque la irrupción de Yáñez con sus malayos ya había soliviantado los ánimos de los pasajeros y la tripulación del buque; pero el enfrentamiento directo que habían presenciado entre aquel desconocido y el embajador inglés, en una época en que Inglaterra dominaba físicamente una parte importante de Asia meridional, había sobrecogido a todos por las consecuencias que podía tener aquella afrenta a la gran potencia.

2. El embajador inglés

El inglés nunca había sentido la muerte tan cerca, ni siquiera durante sus cacerías en la India o en otras regiones asiáticas.

Yáñez, inmóvil a dos pasos de distancia, mantenía apuntadas las pistolas y sus manos no temblaban en absoluto. Una negativa, un titubeo, y hubieran resonado cuatro disparos allí donde hasta entonces había vibrado el piano.

—¡Vamos! —dijo Yáñez, levantando un poco las pistolas—. ¿Os decidís, sí o no? ¡Por Júpiter! Yo, en vuestro lugar, cogido entre la espada y la pared, o, si os gusta más, entre la vida y la muerte, no habría titubeado Es cierto que un portugués no es un inglés.

—En suma, ¿qué queréis hacer de mí? Todavía no lo sé.

—Solamente impediros que vayáis a Varauni como embajador de Inglaterra, porque ese puesto será ocupado por otra persona que ahora no puedo nombrar.

—¿Y pretendéis arrestarme?

—Cierto, milord: os embarcaré en mi yate, donde seréis tratado con todos los miramientos posibles.

—Y, ¿hasta cuándo?

—Hasta que me plazca.

—Es un secuestro.

—Llamadlo como queráis, milord, con ello no me desvelaréis. Y ahora, milord, conducidme a vuestra cabina y entregadme las credenciales para el sultán de Borneo.

—¡Es demasiado! —gritó el inglés.

—Pero obedeciendo salváis la vida. ¡Daos prisa!

Cogió un candelabro que estaba sobre el piano y empujó hacia adelante al inglés, el cual ya no se sentía con ánimos de intentar la más mínima resistencia.

—¡Vamos! —le dijo.

Atravesaron el salón, abriéndose paso entre los aterrorizados pasajeros, y, seguidos por cuatro malayos, llegaron a la cubierta de popa, donde se encontraban los camarotes de primera clase. Yáñez se había puesto a leer los carteles colgados de las puertas, que llevaban el nombre, apellido y condición de los viajeros.

—Sir William Hardel, embajador inglés —leyó—. Entonces, ¿éste es vuestro camarote?

—¡Sí, señor bandido! —respondió el inglés, furioso.

—Haríais mejor en llamarme alteza.

La puerta se abrió y los seis hombres entraron en una hermosa y amplia cabina, amueblada con mucho lujo y, sobre todo, con buen gusto.

Mientras los malayos le rodeaban para impedirle el menor asomo de rebeldía, abrió su enorme y espléndida maleta de piel amarilla con cantoneras de acero, mostrándosela al portugués.

—¿Están aquí las credenciales? —preguntó Yáñez.

—Sí, bandido.

—Enseñádmelas.

—Están en aquel paquete de papel rosa sellado.

—Muy bien.

El portugués rompió los sellos, quitó la envoltura y sacó varios documentos, que hojeó rápidamente.

—Están en toda regla, sir William Hardel.

Los puso de nuevo en el equipaje, y luego, volviéndose a dos de sus hombres, añadió:

—Llevad todo esto a bordo de mi yate.

—Y ahora, ¿qué queréis hacer de mí? —dijo el inglés.

—Seguiréis a estos dos hombres, que previamente han recibido todas las órdenes necesarias. Guardaos de intentar la fuga, porque entonces tendríais que veros con losparangsy yo sé lo que cortan.

—Mi gobierno no dejará impune tamaña infamia, soy un representante del imperio.

—Cierto, sir Hardel —respondió Yáñez burlonamente—. Aunque no sé quién se lo comunicará.

—Los pasajeros o el capitán. Apenas lleguen a Varauni, telegrafiarán al gobernador de Labuán.

—Aún no han llegado a la capital del sultanato. Vamos señor embajador, que no quiero dejarme sorprender al alba por una cañonera, a pesar de tener conmigo una poderosa flotilla.

A un gesto del portugués, los dos malayos habían asido fuertemente al pobre sir por los brazos, mientras los otros llevaban su maleta, que parecía muy pesada.

Cuando volvieron al gran salón, los pasajeros exhalaron un suspiro de satisfacción y asistieron, igual que los marineros, completamente inmóviles, a la salida del embajador, que seguía resignadamente a su impresionante y amenazadora escolta.

El capitán del vapor se acercó a Yáñez, preguntándole con voz rabiosa:

—¿Qué más queréis de nosotros?

—Acabar el vals con aquella graciosa señora —respondió el portugués tranquilamente.

—¿Todavía más? ¿Y cuándo os marcharéis?

—¡Ah! Hay tiempo, capitán.

Se acercó al piano, donde permanecía sentada la rubia señorita y le dijo:

—Señorita, por causas ajenas a mi voluntad he tenido que interrumpir el baile. ¿Querríais volver a tocar? ¡Ah, los valses de Strauss son verdaderamente maravillosos!

"Este hombre está loco", pensó el capitán.

Yáñez se había vuelto bruscamente, con el semblante sombrío, hacia el comandante.

—Señor mío —le dijo—, ¿querríais decirme cómo os llamáis?

—¿Tanto os interesa?

—No se sabe nunca.

—John Foster: no me da miedo decíroslo.

—Gracias.

Sacó de un bolsillo un pequeño librito encuadernado en piel y oro, y escribió aquel nombre. Luego, se dirigió, tranquilo y magnífico en su inmensa calma, hacia la dama con la que había empezado el vals y que parecía esperarle.

—¿Queréis acabarlo, señora…?

—Lucy van Harter.

—¡Ah! ¿Holandesa?

—Sí, alteza.

—Me acordaré de vos.

El vals había comenzado y los pasajeros, viendo a aquel terrible hombre abandonarse entre los remolinos de la danza y sonreír a su dama, primero tímidamente, y después, más animadamente, habían seguido su ejemplo, pero cuidando de mantenerse apartados de la pareja que bailaba en el centro del salón.

No obstante, el tenor no cantaba ya. El espanto debía de haber paralizado sus cuerdas vocales.

Una vez acabado el vals, Yáñez condujo hacia un diván a la bella holandesa, que no dejaba de mirarlo intensamente, con esa calma olímpica que es especialidad de los pueblos bañados por el frío y tempestuoso mar del Norte.

—¡Oh, qué amable sois!

—Ya es hora de acabar con esta infame canallada.

Yáñez se secó el sudor que bañaba su frente y luego dijo, volviéndose hacia los pasajeros:

—Señoras y señores: os concedo diez minutos para llevar vuestros equipajes a cubierta.

El capitán, que rechinaba los dientes cerca del piano, se lanzó hacia adelante con los puños cerrados, preguntando:

—¿Qué queréis hacer ahora, bribón?

—Deseo ver cómo salta por los aires un buque —respondió el portugués.

—¡Miserable pirata! Me habéis cogido por el cuello e intentáis ahora estrangularme.

—A la nave, no a vos.

—Tenéis treintapraos; haced saltar uno, si queréis divertiros.

Yáñez sacó una pitillera cuajada de brillantes, cogió un cigarrillo, lo encendió y, después de lanzar unas bocanadas de humo perfumado, dijo, con una voz que no admitía réplica:

Other books
masked by nicola claire
simply heaven by serena mackesy
dandelion dead by chrystle fiedler
sisterchicks in sombreros by robin jones gunn
a matter of trust by lazyday publishing
ghosts along the texas coast by docia schultz williams
no reason to die by hilary bonner